El arte; una vía extraordinaria para la cognición



La educación del arte se nutre por mucho de lo que la creación artística, la historia, la sicología, la antropología investigan y proponen como explicación y expresión al fenómeno artístico.


Ahora bien, ¿en qué se interesa la educación del arte?

Por cómo se aprende acerca del arte.

Para poder diseñar experiencias con el arte dirigidas a 2 aspectos fundamentales:

  • la creación

  • la recepción del arte

En este sentido las investigaciones sicológicas ejercen una fuerte influencia en la forma de pensar de los educadores. A continuación, les comparto distintos acercamientos que concurren en nuestro entendimiento del arte, cómo lo aprendemos y qué influye para formarnos una idea del mismo. Este conocimiento nos permitirá tener una idea más clara al elegir obras de arte con las cuales diseñar experiencias de aprendizaje para los estudiantes. Saber qué regiones neurales activamos para que ocurra un proceso cognitivo es fundamental para facilitar la experiencia de aprendizaje.


La investigación en psicología se caracteriza por paradigmas cualitativamente diferentes que se cree que permiten comprender los mecanismos cognitivos. Por un lado, investigadores prefieren un enfoque psicofísico utilizando, por ejemplo, estímulos simples como puntos, líneas o parches de Gabor en estudios sobre percepción visual que se cree que es la piedra de Rosetta para comprender la mente humana. Otros prefieren un enfoque ecológico utilizando escenarios del mundo real como se ha hecho con éxito en la psicología del desarrollo o la etología humana. Otros creen nuevamente en un enfoque lingüístico que se basa en el concepto de que los fenómenos psicológicos se reflejan verídicamente en el habla, pero descuidan la importancia del conocimiento implícito y pictórico (Poppel, 2011).


Pregunto yo, dado que cada una de las perspectivas anteriores tiende a arrojar luz desde cada paradigma científico, ¿y si en vez de solo pretender ser totalitarios en cada enfoque, proponen complementarse en sus explicaciones? ¿No sería más rica la discusión e incluso más colaborativa? Por ahí la dejo. Mientras tanto, por aquí les comparto algunas investigaciones que fortalecen el hecho de que el arte es una vía rica y única para la cognición.


La psicología cognitiva

Los nuevos desarrollos tecnológicos permiten una comprensión más profunda de los mecanismos cognitivos. Desde que se introdujeron las neuroimágenes, ahora está disponible una poderosa herramienta para estudiar los fundamentos neurales de la cognición. Las técnicas de neuroimagen como la resonancia magnética funcional (fMRI) proporcionan una medida de la actividad cerebral local que se conoce como señal dependiente del nivel de oxígeno en sangre (BOLD por sus siglas en inglés), en respuesta a las tareas cognitivas realizadas durante la exploración. Estos datos permiten al neurocientífico cognitivo y clínico relacionar regiones cerebrales particulares con funciones cognitivas.


El arte es una fuente de estímulos potencialmente rica para obtener una mejor comprensión de los mecanismos cognitivos. De esta forma la música, la pintura o la poesía nos permiten un acceso único a la cognición superior. Contrario a lo ha sido el paradigma educativo del siglo XIX, XX y parte del XXI, que excluye al arte o lo sostienen como una clase de segunda categoría: El arte atraviesa todas las formas de la vida diaria, estemos educados o no en este tema, el arte afecta la vida cerebral y afecta cómo aprendemos.


El enfoque unificador del as artes


A continuación, comparto 8 estudios que demuestran cómo el arte ayuda a mejorar el aprendizaje, construir conocimiento y en el proceso, hacernos más humanos.


El concepto del "sí mismo" supone la activación de estructuras corticales de línea media

El discurso teórico en filosofía o ciencia y los estudios experimentales sobre el yo en contraste con otros tienen una larga tradición, pero no existe una comprensión generalmente aceptada sobre lo que es o podría ser el yo. Recientemente, estudios de neuroimagen han identificado regiones cerebrales, predominantemente estructuras corticales (hipocampo, ganglios basales, amigdala y cerebelo) de la línea media involucradas en el procesamiento de estímulos que se refieren o se relacionan con el sí mismo. Estos son los encargados de codificar la información, almacenarla, recuperarla y memorizarla a corto o largo plazo.


En un estudio de un solo caso usando fMRI Zaytseva y otros (2014) investigaron diferentes componentes de los autoprocesos para dilucidar los fundamentos neurobiológicos correspondientes. Una eminente cantante de ópera profesional con una profunda experiencia interpretativa fue expuesta a extractos de melodías de Mozart, cantadas por ella misma o por otro cantante. Aquí se muestra con figuras las zonas del cerebro activadas tras escuchar la melodía.


Los resultados indican una distinción entre las condiciones propias y otras en las estructuras corticales de la línea media, involucradas diferencialmente en el procesamiento autorreferencial y relacionado con el propio ser. Así, una fuerte identidad profesional del sujeto facilita los procesos de reconocimiento, evaluación y seguimiento del yo (estructuras de la línea media anterior) desde un punto de vista externo. La activación en precuneus (estructuras de la línea media posterior) y estructuras subcorticales proporcionó la integración relacionada con uno mismo de los estímulos al contexto personalmente relacionado, su experiencia autobiográfica de cuerdo con Svoboda (2006) y Moran (2009), por lo tanto, representa un punto de vista interno sobre el sí mismo. Este estudio demuestra además cuán importantes son los estudios de caso único, como se ha demostrado, por ejemplo, en el trabajo de Luria (1973).


Juicios estéticos y morales

Quiénes somos también se expresa en nuestros juicios. La preguntas es si tales juicios

  • ¿comparten universales antropológicos o si están determinados principalmente por factores personales o culturales?

Se parte de que tanto los juicios estéticos (JE) como los juicios morales (JM) se basan en una corazonada que nos permite tomar una decisión. Avram (2013) probó esta hipótesis en un estudio de fMRI, donde comparó JE con JM directamente. Los hallazgos sugieren que tanto JE como JM se basan en una red frontal relacionada con la cognición social, a saber, la corteza prefrontal orbitomedial. Sin embargo, JM también provocó una activación única en el precúneo y la unión temporo-parietal, regiones relacionadas con un punto de vista externo, o mejor aún, las mentes de los demás (Theory of Mind; ToM). Otro factor interesante en la toma de decisiones morales es la perspectiva de quien decide hacia la situación moral. En la investigación moral se han utilizado dos tipos de estímulos (dilemas morales o emocionalmente cargados).


Emplearon fMRI para estudiar los correlatos neurales de los juicios morales en perspectiva de primera o tercera persona (1PP y 3PP). En la imagen (abajo) A representa el juicio moral en primera persona. B representa el juicio moral en tercera persona. Los resultados indican diferentes mecanismos neurales - en 3PP. Si bien se encontró una activación común en la corteza prefrontal anterior medial, probablemente debido al papel del área en la integración de diferentes tipos de información y/o ToM, la activación única del 3PP (en comparación con el 1PP) en el hipocampo y el sesgo visual del actor-observador. De acuerdo con Avram (2014) es posible que el hipocampo apoye el proceso de juicio moral de dos maneras:

  • mediante el compromiso de la memoria semántica y

  • su papel en la comprensión de los comportamientos y emociones de los demás.

En la imagen (abajo) se muestra la correlación neural de juicio moral en (A) 1ra y (B) 3ra persona.



Restricciones culturales en el arte oriental y occidental


Aunque los juicios estéticos y morales se caracterizan por universales antropológicos, la pregunta sigue siendo si dentro de ese marco unificador se pueden identificar las especificidades culturales. Esto ha sido probado para representaciones pictóricas. Cuando se comparan las obras de arte tradicionales entre Oriente y Occidente, los artistas occidentales y orientales tienden a utilizar diferentes perspectivas para representar el mundo. Desde el período del Renacimiento, los artistas occidentales comienzan a utilizar la perspectiva geométrica para dar una señal de distancia. Sin embargo, los artistas chinos y japoneses tienden a usar una perspectiva inversa: los objetos más cercanos al espectador generalmente se representan más pequeños en comparación con los objetos lejanos.

orientales



Sobre la base de estos análisis teóricos, Bao y otros (2016) realizaron un estudio con el objetivo de averiguar si estas diferentes formas de representación influyen en la preferencia estética por el chino tradicional y pinturas occidentales en diferentes grupos culturales.


Las pinturas tradicionales chinas y occidentales se presentaron al azar para una evaluación estética por parte de sujetos chinos y occidentales en una escala de 8 puntos. Se seleccionaron dos categorías de pinturas: paisajes y personas en una escena.


Los resultados mostraron un patrón inverso de preferencia estética por las pinturas chinas y occidentales típicamente representadas. Mientras que los sujetos chinos otorgaron puntajes estéticos más altos a las pinturas tradicionales chinas que a las pinturas occidentales, los sujetos occidentales hicieron lo contrario, es decir, otorgaron puntajes estéticos más bajos a las pinturas tradicionales chinas que a las pinturas occidentales. Estos resultados sugieren que la forma en que los artistas representan el mundo en sus pinturas influye en la forma en que los espectadores culturalmente arraigados perciben y aprecian diferentes tipos de pinturas. La diferencia cultural en la preferencia estética por las artes visuales tradicionales posiblemente esté relacionada con diferentes hábitos perceptivos y prácticas sociales en la vida cotidiana de diferentes culturas.



Entornos de bienestar y estéticos.


Un estudio clásico, pero aún inspirador mostró que los pacientes que miraban árboles a través de las ventanas del hospital se recuperaron de la cirugía más rápido y necesitaron menos analgésicos que los que vieron paredes (Ulrich, 1984). Los hallazgos más recientes relacionaron la mejora de los resultados del cáncer con un entorno positivo a través del eje neuroendocrino cerebro-adipocito (Cao y otros, 2012) lo que muestra el alcance restaurativo que puede tener la interacción positiva entre el organismo y su espacio vital (Roessler, 2021). La complejidad de la cognición y la experiencia de vida única hacen que los humanos reaccionen a entornos similares de manera individual. Esto nos ha llevado a estudiar entornos relevantes para la salud y valorados estéticamente de una manera novedosa. Las respuestas brindadas por personas ubicadas en ambientes estéticamente placenteros se muestran en la tabla abajo.


La personalidad como predictor


Tal como he explicado en el artículo sobre personas estéticas, la personalidad, las especificidades culturales y personales son igualmente importantes e incluso pueden identificarse como predictores cognitivos. En el caso de la percepción musical, los rasgos de personalidad pueden explicar la variabilidad individual de las respuestas neuronales. Park (2013) examinó si las dimensiones Extraversión y Neuroticismo están correlacionadas con las diferencias en la reactividad cerebral a los estímulos musicales que expresan las emociones felicidad, tristeza y miedo, utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI).


Los análisis neurofuncionales (según la imagen) revelaron que el neuroticismo se correlacionó positivamente con activaciones en los ganglios basales (GB) bilaterales, la ínsula (I) y la corteza orbitofrontal (OFC) en respuesta a la música que expresa felicidad. Tales hallazgos muestran que habrá que identificar otros factores para obtener una imagen más clara del poder predictivo de los rasgos de personalidad en la salud y la enfermedad.




El arte y el no arte como marco para la cognición


Cada proceso de percepción está incrustado dentro de un marco específico que a menudo permanece implícito. Es decir, la percepción está filtrada por nuestras creencias y referentes culturales de los que no necesariamente estamos concientes. Sobre la base de este concepto, se examinaron algunos mecanismos neuronales subyacentes de diferentes marcos de percepción evaluando el estado artístico de una imagen y su efecto sobre el observador. La pregunta es, ¿cómo se puede distinguir la percepción de un cuerpo en una obra de arte de la percepción de un cuerpo en una fotografía no artística?

Se eligieron pinturas para la categoría imágenes artísticas y fotografías para la categoría imágenes no artísticas. Mientras observaban diferentes representaciones corporales tanto en obras de arte como en fotografías, se pidió a los sujetos que evaluaran el atractivo de las personas retratadas. Se realizó un análisis de sustracción para comparar la condición artística y no artística con el fin de determinar las posibles diferencias en los niveles de la señal BOLD durante las diferentes condiciones de percepción. Se obtuvo la siguiente imagen:



Al observar la secciones en rojo y azul en la imagen arriba se distingue que hubo una activación significativamente mayor en la corteza parietal derecha (rPC) y en la corteza extraestriada (EC) bilateralmente al observar un cuerpo en el contexto del arte. La percepción de un cuerpo dentro de un marco de referencia no artístico podría estar vinculada a una mayor actividad en la corteza prefrontal ventromedial (PVC) y la corteza visual primaria (vMPFC). Los resultados se unen a proposiciones anteriores para comprender la experiencia del arte visual caracterizada por el mapeo motor, la codificación visuoespacial y la corporeidad.


Como he compartido en el artículo de Cognición Encarnada en este blog, se dice que el proceso de simulación encarnada permite la comprensión experiencial de los contenidos emocionales e intencionales de las imágenes (Freedberg, 2007). Esto podría ser, sobre todo, crucial al tratar con obras de arte, ya que no son necesariamente comprensibles a nivel formal. En contraste, la mayor actividad en la corteza prefrontal ventromedial y la corteza visual primaria durante la percepción de un cuerpo en un marco de referencia no artístico puede vincularse a procesos de evaluación de personas. Investigaciones anteriores atribuyen a la corteza prefrontal ventromedial un papel importante en la evaluación de personas (Yizhar, 2021). Probablemente, la tarea de juzgar el atractivo de una persona en una fotografía podría ser más desalentadora y, por lo tanto, provocar desafíos emocionales e incluso morales que se reflejen en la actividad de la corteza prefrontal ventromedial. Aparentemente, los humanos poseen un mecanismo sensible para separar las representaciones artísticas del mundo visual de las imágenes no artísticas.


Mirando imágenes naturalistas y surrealistas


Las obras de arte pueden representar el mundo de una manera naturalista o diferir de los hábitos de visualización. Al investigar los mecanismos subyacentes de percibir obras de arte que son distintas en la accesibilidad del reconocimiento sin esfuerzo y la extracción de significado, realizaron un estudio de fMRI utilizando pinturas con representaciones naturalistas o surrealistas (Silveira, 2013). Tal como ilustra la imagen obtenida (abajo), se encontró una activación significativamente mayor en el precúneo y la corteza visual al observar pinturas naturalistas.



Por lo tanto, las pinturas naturalistas están asociadas con un patrón de activación que indica señales de retroalimentación más fuertes entre áreas de funciones cognitivas superiores e inferiores, que son características del procesamiento descendente (arriba hacia abajo). El precúneo, un área asociada con la imaginería visoespacial, la recuperación de la memoria episódica y las operaciones relacionadas con uno mismo, parece ser sensible al contenido semántico de los estímulos procesados. Aparentemente, las pinturas naturalistas se procesan de manera auto-relacionada, mientras que las pinturas surrealistas no brindan una integración sin esfuerzo de las representaciones pictóricas. Con esta evidencia la percepción de las artes visuales es por primera vez vinculado a procesos subyacentes y, por lo tanto, sustratos neuronales sensibles para separar lo imposible de lo que potencialmente coincide con la realidad física dentro de las artes.


El poder de priming, el caso de la mortalidad en las obras de arte


En sicología el priming es un término que alude a facultad de generar memorias de modo involuntario e inconsciente y que afecta de manera importante la oportunidad de percibir un estímulo que se encuentra a contenidos percibidos anteriormente.


Cambiar el contexto semántico y afectivo modula el procesamiento del arte visual. Esas modulaciones revelan ciertos aspectos de la función psicológica del arte. Un contexto específico destacado en la investigación es la prominencia de la mortalidad, es decir, la accesibilidad a la ideación relacionada con la muerte. Las obras de arte transmiten valores culturales, y se supone que la pertenencia cultural refuerza las preocupaciones sobre la mortalidad. En un estudio de resonancia magnética funcional (Silveira y otros, 2014) investigaron el efecto de prominencia de la mortalidad a nivel neural. Se encontró un aumento específico de la actividad de precuneus. Esta modulación sugiere una integración más fuerte de las pinturas de una manera auto-relacionada cuando se destaca la mortalidad. Implica una importancia inherente de las obras de arte para proporcionar una integración cultural. También se ha encontrado un efecto de preparación relacionado con la muerte en asociación con el atractivo. La imagen (abajo) muestra la activación neural de los participantes heterosexuales al ver las caras del sexo opuesto.



Procesaron con una mayor activación en la ínsula anterior bajo la prominencia de la mortalidad. Esta modulación de la activación insular, que está asociada con el deseo y el apareamiento, podría indicar una mayor atracción por los rostros presentados. Los resultados de las neuroimágenes sobre los efectos de prominencia de la mortalidad proporcionan evidencia de que el cebado puede modular el procesamiento neurocognitivo de los estímulos visuales. Con la muerte en mente, ya sea explícita o implícitamente, los humanos parecen ser más abiertos y tolerantes con los demás y con las obras de arte. Dado que estamos continuamente influenciados por contextos semánticos y afectivos y señales que están moldeadas por antecedentes personales y culturales, se deben tener en cuenta la preparación sensorial y los efectos de encuadre mental cuando se busca comprender la percepción visual en particular y los mecanismos cognitivos en general.


Conclusiones


No hay duda que mientras más avanza la tecnología de imágenes más podemos conocer acerca de nuestra experiencia estética y también, más preguntas podemos formular. Ya no se trata de decir que el arte “eleva el espíritu” sino de ofrecer explicaciones razonables que nos ayuden a entender lo que sentimos, pensamos y hacemos frente al arte. Si ofrecemos clases de arte o historia del arte es fundamental conocer lo que sucede a nivel afectivo y cognitivo en nuestros estudiantes. De lo contrario, será más fácil enseñar técnicas y enseñar a usar los elementos del arte y, por consiguiente, se pierden oportunidades únicas para la reflexión, para el compartir lo que se siente y se piensa en clase. Para entender al otro, para escuchar y para crear.


Lo que más nos debe interesar es cómo utilizamos este conocimiento para diseñar nuestras actividades de enseñanza para que los estudiantes construyan conocimiento, no reproduzcan lecciones creyendo que están aprendiendo. Cómo elaborar juicios estéticos con el cuidado y la conciencia de que se puede estar juzgando por percepciones que no necesariamente estamos concientes de las cosas que nos vienen a la mente al juzgar. Cómo miramos el cuerpo humano y qué interviene en su apreciación o su juicio. Cómo el arte puede ser un componente revitalizador de la experiencia humana proveyendo bienestar. Por dar algunos ejemplos.


Definitivamente, cuando uno examina el currículo de la educación del arte se da cuenta que hay muchas cosas por cambiar. Pero cambiarlas con sentido, como es el diseño, con la finalidad de proveer una experiencia que aporte a la vida del estudiante. No se trata de divertido o refrescante sino también del autoconocimiento, del desarrollo del sentido de sí mismo y de los demás.


©Todos los derechos reservados.



Dra. Grisselle Soto Vélez

Es Directora del Departamento de Educación del Arte en la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico logrando la certificación de maestros del 100% de los candidatos a maestros. También es miembro de la Junta de Directores de dicha institución. Dirigió el Programa de Bellas Artes del DE de Puerto Rico (2001-2008) realizando una importante revisión y transformación curricular. Ha sido Maestra de Arte en el Distrito Escolar de Columbia, Washington (2019-2021) donde fue Maestra del Mes (febrero 2020).


Graduada de la Universidad Interamericana, Puerto Rico (EDD).

Universidad Nacional Autónoma de Mexico (MFA).

Escuela de Artes Plásticas y Diseño (BFA)



Referencias

Avram M, Gutyrchik E, M, Blautzik J. (2013) Neurofunctional correlates of aesthetic and moral judgments: Equal but not the same. Neurosci Lett;534:128 32


Avram M, Hennig-Fast K, Bao Y E, Reiser M, Blautzik J, Gutyrchik G. (2014) Neurofunctional correlates of moral judgments in first- and third-person perspective. BMC Neurosceince


Bao Y, Yang, T, Liang W, Fang Y, Wang Y, Lei Q. (2016) Aesthetic preference for eastern and western perspectives represented in traditional visual art. Frontiers in Psychology


Cao L, During MJ. What Is the Brain-Cancer Connection? Ann Rev Neurosci 2012;3:331 5

Aline Lutz, Armin Nassehi, Yan Bao, Ernst Pöppel, Anikó Sztrókay, Maximilian Reiser, Kai Fehse, Evgeny Gutyrchik,(2013) Neurocognitive processing of body representations in artistic and photographic images, NeuroImage, Volume 66, Pages 288-292, ISSN 1053-8119


Freedberg D, Gallese V. (2007) Motion, emotion and empathy in esthetic experience. Trends Cogn Sci;11:197 203.


Jones, EE, Nisbett, RE. (1971) The actor and the observer: Divergent perceptions of the causes of behavior. New York: General Learning Press


Luria AR. (1973) The Working Brain. An Introduction to Neuropsychology. New York: Basic Books

Park M, Hennig- , Gutyrchik E. (2013) Personality traits modulate neural responses to emotions expressed in music: An fMRI study. Brain Research


Moran, JM, Heatherton, TF, Kelley, WM. (2009) Modulation of cortical midline structures by implicit and explicit self-relevance evaluation. Soc Neurosci; 4:197 211.


Ofer Yizhar, Dana R Levy. (2021) The social dilemma: prefrontal control of mammalian sociability, Current Opinion in Neurobiology, Volume 68, Pages 67-75, ISSN 0959-4388


Silveira S, Graupmann V, Frey D, Blautzik J, Meindl T, Reiser M, Chen C, Wang Y, Bao Y, PöppeI E, Gutyrchik E. (2012) Matching reality in the arts: self-referential neural processing of naturalistic compared to surrealistic images. Perception. 41(5):569-76. doi: 10.1068/p7191. PMID: 23025160.


Silveira, Sarita & Graupmann, Verena & Agthe, Maria & Gutyrchik, Evgeny & Blautzik, Janusch & Demircapa, Idil & Berndt, Andrea & Pöppel, Ernst & Frey, Dieter & Reiser, Maximilian & Hennig-Fast,


Kristina. (2013). Existential neuroscience: Effects of mortality salience on the neurocognitive processing of attractive opposite-sex faces. Social cognitive and affective neuroscience. 9. 10.1093/scan/nst157.


Svoboda E, McKinnon MC, Levine B. (2006). The functional neuroanatomy of autobiographical memory. Neuropsychologia, 44:2189 208. Park M, Hennig- , Gutyrchik E. (2014) Personality traits modulate neural responses to emotions expressed in music: An fMRI study. Brain Research, PubMed


Poppel E, Bao Y. (2011) Three modes of knowledge as basis for intercultural cognition and communication: A theoretical perspective In: Han S E, editors. Culture and neural frames of cognition and communication, Heidelberg: Springer-Verlag, p. 215 31.


Roessler KK, Graven V, la Cour K, Hvidt NC, Rottmann N, Hvidt EA.(2021) “The quietness of the place calmed my troubled mind”: The restorative potential of environments in an existential rehabilitation programme for patients with cancer. The Expository Times.132(5):201-210.


Ulrich R. (1984) View through a window may influence recovery from surgery. Science; 224:420 1


Yuliya Zaytseva, Evgeny Gutyrchik, Yan Bao, Ernst Pöppel, Shihui Han, Georg Northoff, Lorenz Welker, Thomas Meindl, Janusch Blautzik, (2014) Self processing in the brain: A paradigmatic fMRI case study with a professional singer, Brain and Cognition, Volume 87.

Entradas destacadas
Entradas recientes