Entradas recientes
Entradas destacadas

Land Art y patrones en la naturaleza; ¿por qué nos gustan tanto?


Recientemente ofrecí una clase sobre land art incluida en el currículo del distrito de Columbia. Como parte del mismo se discute lo que son los patrones y como es de esperarse, que los estudiantes produzcan land art usando patrones. Lo interesante es que estamos en medio de una pandemia (COVID-19), enseñando en línea y encima, es invierno en DC. Lo cual lo hace todavía más retante a la enseñanza del arte, especialmente en la escuela elemental.


Land Art


Land art o earth art es un arte que se hace directamente en el paisaje, esculpiendo la tierra misma en movimientos de tierra o haciendo estructuras en el paisaje utilizando materiales naturales como hojas, rocas o ramitas. A estos efectos, le pedí a los estudiantes salir a buscar una hoja, describirla, identificar patrones en ella y dibujarla. Invertí un tiempo considerable para que entendieran lo que es un patrón fuera de los conceptos tradicionales de rojo-azul -rojo, círculo-círculo-cuadrado-círculo-círculo aprendido de las matemáticas y de la forma en que se enseña tantas veces en arte repitiendo formas en una hoja dividida con diferentes cuadrados.


También discutimos obras como las de Andy Goldsworthy mediante videos. La dificultad de muchos para describir lo que observaban era notable. Poco a poco podían entender que las obras fueron hechas con objetos de la naturaleza y que se lograron con la repetición de formas, colores y tamaños. Este tipo de obras les dispara la curiosidad y el impulso a preguntar ¿cómo lo hizo?



Por su puesto, no pueden faltar las preguntas de mi parte: ¿Qué notas de la obra? ¿Qué sientes cuando ves la obra? De manera que los estudiantes puedan explorar y verbalizar qué es lo que les inquieta de lo que ven.


¡La clase fue todo un éxito!!


¿Por qué nos gustan tanto los patrones?


La estética experimental es rica en hallazgos que sugieren que ciertos aspectos de la estructura espacial como la simetría, el equilibrio y la complejidad influyen en la preferencia visual. Por otro lado, los diferentes tipos de estímulos, así como la considerable diversidad en las manipulaciones experimentales, dificultan la obtención de una relación significativa entre varios aspectos de la estructura espacial y la preferencia.


Nuestros cerebros crean significado a partir de patrones que vemos o al menos creemos que vemos en la naturaleza (Shermer, 2008). El reconocimiento de patrones nos dice algo valioso sobre el entorno a partir del cual podemos hacer predicciones que nos ayuden con la supervivencia y la reproducción. Por lo tanto, el reconocimiento de patrones es imprescindible para aprender.


La incertidumbre


De acuerdo con Konovalov (2018) los humanos intentamos detectar patrones en nuestro entorno todo el tiempo porque facilita el aprendizaje. Por ejemplo, si le dan indicaciones para conducir en una ciudad desconocida, puede intentar memorizar cada giro. Pero si ve un patrón, por ejemplo, gire a la izquierda, luego a la derecha, luego a la izquierda, luego a la derecha, será más fácil de recordar. Este modelo de aprendizaje se llama probabilístico.


En el modelo probabilístico, las personas aprenden determinando la probabilidad de que ocurra un evento después de otro evento. Pero ese modelo no explica el aprendizaje de patrones, dijo Krajbich (2018). Con los patrones, sabes que un evento en particular va a suceder en un momento específico. "Las personas de nuestro estudio no solo están prediciendo las probabilidades de qué foto aparecerá a continuación. Están aprendiendo patrones y desarrollando reglas que guían sus decisiones y las hacen más rápidas y precisas”, dijo Konovalov.





El aprendizaje probabilístico y de patrones difieren en la forma en que involucran al cerebro, dijo Krajbich. Los investigadores realizaron un estudio en el que mostraron a 26 participantes 50 series de 12 imágenes que incluían varias combinaciones de tres fotos: una mano, una cara y un paisaje, a veces en un patrón y a veces en un orden aleatorio. Los participantes estaban en una máquina de resonancia magnética que mostraba qué partes de su cerebro estaban activas mientras elegían la foto que pensaban que iba a aparecer a continuación. En este estudio, los investigadores encontraron que diferentes partes del cerebro estaban activas dependiendo de dos tipos de incertidumbre que enfrentaban los participantes.


Si no saben qué imagen vendrá después, tienen que esperar un poco", dijo Krajbich. "Pero una vez que descubrieron un patrón, respondieron más rápidamente y pudimos ver cómo eso se reflejaba en sus cerebros".


  • Un tipo de incertidumbre era la cuestión de qué imagen vendría después. Los hallazgos mostraron, como era de esperar, que las mismas partes del cerebro que estaban involucradas para esta tarea eran las mismas que estudios anteriores habían encontrado que estaban involucradas en el aprendizaje probabilístico, dijo Krajbich.


  • El otro tipo de incertidumbre se refería a si había un patrón en las imágenes presentadas. Cuando los participantes resolvieron esta pregunta, se activó una parte diferente del cerebro, la corteza prefrontal ventromedial. Se ha demostrado en otras investigaciones que esta parte del cerebro está asociada con la recompensa. “Una interpretación es que las personas pueden estar obteniendo una sensación de recompensa por descubrir si existe un patrón o no. No lo sabemos con certeza todavía, pero es plausible ", dijo Krajbich.


El hipocampo era otra parte del cerebro que estaba particularmente activa cuando los participantes estaban descubriendo patrones. “Descubrimos que las personas que tenían más actividad del hipocampo aprendían más rápido”, dijo Krajbich.


En general, el estudio mostró que el cerebro trata de manera diferente el aprendizaje de patrones que el aprendizaje probabilístico.


¿Y qué sucede cuando vemos patrones naturaleza o el arte?


Algo similar. Esperamos que se repita esa estructura que es vista y su resultado produce placer. Cada vez que miras una obra de arte, tu cerebro trabaja para dar sentido a la información visual que recibe. Desde retratos muy realistas hasta colecciones abstractas, mirar el arte estimula el cerebro y pone nuestra habilidad innata para organizar patrones y dar sentido a las formas a utilizar.


Más allá de la habilidad del cerebro para dar sentido a lo que estamos viendo, el cerebro pasa por cambios cuando miramos una hermosa obra de arte. De hecho, según The Telegraph, mirar una pintura, escultura u otra obra de arte que como espectadores consideramos hermosa, aumenta el flujo sanguíneo al cerebro hasta en un 10%, el equivalente a mirar a alguien que amas.


¿Cómo afecta a la creatividad?


De Pisabia y otros (2016) probaron la idea de que la creatividad (planificar una obra de arte) influiría en la conectividad funcional entre las regiones involucradas en la red de modo predeterminado (DMN siglas en inglés), implicada en el pensamiento divergente y la generación de ideas novedosas, y la red de control ejecutivo (EN siglas en inglés), implicada en la evaluación y selección de ideas. Midieron la conectividad funcional con imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) durante tres condiciones diferentes: descanso, imágenes visuales del alfabeto y planificación de una obra de arte que se ejecutará inmediatamente después de la sesión de escaneo entre artistas visuales y no artistas. De acuerdo con su hipótesis, encontraron una mayor conectividad entre las áreas de la DMN y la EN durante la tarea creativa, y esta diferencia se acentuó en los artistas profesionales. Estos hallazgos sugieren que la creatividad implica un equilibrio experto de dos redes cerebrales que normalmente se consideran opuestas.



En los estudiantes


Tal como les comenté al principio, hacer land art para ellos fue toda una novedad, lo cual a su vez, los confronta con la incertidumbre y la creatividad. Ser parte de ese proceso de pensamiento es todo un privilegio. Aquí les comparto lo que podría decirse fue "inside land art" porque las condiciones del clima así lo exigían. Pero ellos tuvieron que salir a buscar las ramas, las flores, las rocas y otros objetos. Pensar en su composición y mostrarla en cámara para que otros lo vieran.


Aquí les comparto le resultado:


Sé que se lo disfrutaron y esos cerebros en pleno gozo y creatividad estaban pululando de emoción.



© Todos los derechos reservados.



Dra. Grisselle Soto Vélez Es Maestra de Arte en el Distrito Escolar de Columbia, Washington. Maestra del Mes (febrero 2020). Ha sido Directora y Profesora de Educación del Arte en la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico logrando la certificación de maestros del 100% de los candidatos a maestros. Dirigió el Programa de Bellas Artes del DE de Puerto Rico (2001-2008) realizando una importante revisión y transformación curricular. Graduada de la Universidad Interamericana, Puerto Rico (EDD). Universidad Nacional Autónoma de Mexico (MFA). Escuela de Artes Plásticas y Diseño (BFA)



Referencias


De Pisapia, N. (2016). Brain networks for visual creativity: a functional connectivity study of planning a visual artwork. Scientific Reports volume 6, Article number: 39185


Konovalov & Krajbich, 2018, Neurocomputational Dynamics of Sequence Learning. Neuron 98, 1282–1293 June 27, 2018 a 2018 Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/j.neuron.2018.05.013


Patterns: The Need for Order. 2020. PsyCentral. https://psychcentral.com/lib/patterns-the-need-for-order#6


The Telegraph. https://www.telegraph.co.uk/culture/art/art-news/8500012/Brain-scans-reveal-the-power-of-art.html

Síguenos
Buscar por tags
Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square