Entradas recientes
Entradas destacadas

¿Por qué nos atrae tanto el dibujo?


No sé cómo le llamen en tu país… en Puerto Rico le decimos muñequitos a esas caricaturas animadas que veíamos de niños en TV al llegar en las tardes o los fines de semana. ¿Cuáles eran tus preferidos?

La base de estos muñequitos es el dibujo fijo. ¿Qué tiene el dibujo que atrae tanto? El dibujo es en principio el resultado de una acción que consiste en trazar básicamente líneas con cierto material sobre cierto soporte. Nuestro entendimiento actual del dibujo se remonta al estudio de dibujos que datan de 300,000 años atrás por el homo erectus en Java (Indonesia) y otro de 70,000 a 100,000 años conocido como el “dibujo abstracto” hallado en la Cueva de Blombos en Sudáfrica por el homo sapiens, es decir, el tipo de cerebro, mente y cuerpo que tenemos hoy. Los dibujos realizados por el homo sapiens muestran un pensamiento más complejo, una intención, pero también involucran al cerebro de quien vé ese dibujo mediante la transformación de la percepción, la emoción, la empatía o la valoración en determinado contexto cultural. El cerebro que hizo el dibujo abstracto de la Cueva de Blombos es el cerebro con el que estamos escribiendo y leyendo este texto.

Izquierda. Dibujo hallado en Cueva Blombos (Sudáfrica). Derecha. Grabado hallado en Java (indonesia).


¿Qué tienen los dibujos que son capaces de conectar dos cerebros sin usar palabras?


Pues quizás no es tanto qué tienen los dibujos como qué tienen ambos cerebros que les permite comunicarse mediante el dibujo. El secreto parece descansar en nuestro sistema visual. Quienes descubrieron esta respuesta fueron seres humanos que aún no recibían el título de artistas y mucho menos científicos. El proceso para crear un dibujo es el mismo del proceso investigativo. El mismo cerebro que buscó la forma de cazar como la de hacer música. Se trata de encontrar respuestas. Uno observa, se inquieta, realiza una teoría de cómo o qué sucede y la prueba a ver qué resulta. La vuelve a probar, acepta o descarta temporeramente los resultados y accede a nuevas inquietudes o realiza nuevas preguntas y nuevos trazos con lo aprendido.


Imágenes del Museo de Historia Natural. Washington, DC.


Lo interesante es que si no existe un observador, el acto de crear queda en un limbo. Como dicen en teatro, sin público, no hay teatro. Igual en la ciencia, si no hay quien se cuestione un principio, ley o teoría, ésta no avanza. Así que se trata de aspectos comunes que comparten tanto el cerebro creador como el cerebro observador. De aquí la importancia de los programas de educación del arte, porque son los maestros los que enseñan al público ese proceso de ver. Las instituciones universitarias que se dedican solo a formar artistas reproducen el modelo renacentista pasadito ya de moda y se quedan atrás respecto de los avances artísticos, educativos y científicos del siglo XXI.


Los artistas a lo largo de los milenios descubrieron que las líneas son un complejo proceso que genera la impresión de borde y de contorno. Los bordes no siempre están pintados explícitamente, sino que se encuentran en límites compartidos entre los objetos que se representan. De esta forma se marcan diferencias (de color, de contraste, de forma y de definición) en la superficie que dirigen la mirada del espectador.

Susana Herrero (Puerto Rico). Dibujo a lápiz.


El Sistema Visual

El sistema visual que comparten el artista y el espectador puede crear representaciones mentales diferentes a partir de diferencias sutiles en el tratamiento de líneas y contornos.

Los artistas pueden crear imágenes similares pero el tratamiento que dan a las líneas puede percibirse de forma muy distinta. El sistema visual es un compuesto de varios mecanismos que se han desarrollado por millones de años no solo para garantizar nuestra supervivencia sino también para disfrutarla. Su principal órgano es el nervio óptico.

El nervio óptico se compone por más de un millo de axones y transmite potenciales de acción generados por las células ganglionares retinianas al núcleo geniculado lateral. Y ¿cómo es que al ver algo lo podemos disfrutar o no? Por que esta estructura forma parte del tálamo (uno de los órganos del cerebro emocional). El tálamo es punto de entrada y distribución de la información sensorial que se dirige hacia la corteza cerebral.


En el cerebro emocional se compara ese estímulo con información previa o nueva y se decide si es placentera o causa disgusto, si provoca aproximación o provoca rechazo. ¿Qué te puede provocar ese dibujo? Eso sucede en el cerebro emocional. Cada una de las neuronas de la corteza visual primaria está especializada y responde a la estimulación de una parte concreta de la retina. Estas neuronas abstraen los aspectos lineales de los objetos que perciben. Los campos receptores de estas neuronas son rectangulares y responden mejor a los contornos: una línea, un cuadrado o un rectángulo. Por lo tanto, marcan los bordes entre zonas claras y oscuras de una imagen, especialmente a líneas verticales, horizontales y oblicuas. Incluso responden a discontinuidad entre oscuridad y claridad, lo que los gestaltistas llamaban: cierre. No registra la imagen sino líneas, así que para entender nuestro sistema visual primario no se puede comparar con una cámara.


Ejemplos de cierre.


Para que el ojo pueda distinguir entre figura y fondo es necesario que haya continuidad y dinamismo en un contexto compartido. Pero, a partir del contexto de la imagen a la corteza visual primaria le toca inferir a cuál de las regiones contiguas pertenece la línea y la forma que observa. A esto se conoce como “alternancia” entre fondo y figura. Lo cual hace del acto creativo y del acto de ver, uno sumamente complejo y activo.

Cuando la imagen incluye un rostro el sistema visual primario alterna con la corteza temporal inferior y el área de reconocimiento de objetos de la corteza parietal. En la medida que alternan, cesando funciones por milisegundos, la percepción cambia de una imagen a otra y la información profundiza cada vez en la corteza frontoparietal, atribuyendo significado y determinando en qué centrará su atención de forma consciente.


Algunos ejemplos de recursos monoculares


¿Cómo reconocemos la profundidad en los dibujos?

Los artistas resolvieron esta pregunta a través de la representación del tamaño y la ubicación de los objetos. Los humanos por via de la familiaridad con los objetos reconocemos sus tamaño y posición. Estos dos componentes de la escena visual nos conducen a la perspectiva lineal y el área. Ahora bien, tanto los artistas como los espectadores comparten recursos monoculares del sistema visual. Existen 5 recursos monoculares que ambos comparten:

  1. El tamaño familiar o conocido. Saber de antemano la altura de una persona nos ayuda a saber la distancia en la que se encuentra de nosotros.

  2. El tamaño relativo. Si dos personas parecen tener un tamaño distinto, solemos concluir que la más pequeña está más lejos.

  3. La oclusión. Si un objeto cubre otro entendemos que el objeto que está cubierto está detrás.

  4. La perspectiva lineal. Líneas paralelas parecen converger a la distancia.

  5. La perspectiva aérea. Los colores fríos parecen más lejanos que los cálidos, de igual forma, los valores más oscuros parecen más cercanos que los claros.

Otro aspecto que interviene en la forma en que somos atraídos por el dibujo es la percepción. Pero este tema será tema del próximo blog.

Como puede apreciarse, el acto de ver no es un acto pasivo, sino todo lo contrario. El cerebro no descansa y cuando se trata del dibujo mucho menos. Está constantemente buscando reconstruir y dar significado (procesamiento descendente). De igual forma facilitar el contexto y cuán relativo es a nosotros, nos permite ir desarrollando la hermenéutica (construir significado). Estos son componentes fundamentales de la experiencia con la cual aprendemos y nos hacemos nuevas preguntas. Al final de la historia, con los cuales disfrutamos el momento presente y trascendemos del mismo.


©Todos derechos reservados.


Dra. Grisselle Soto Vélez Es Maestra de Arte en el Distrito Escolar de Columbia, Washington. Maestra del Mes (febrero 2020). Ha sido Directora y Profesora de Educación del Arte en la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico logrando la certificación de maestros del 100% de los candidatos a maestros. Es evaluadora de la Fundación Cortés y consultora educativa en Puerto Rico. Dirigió el Programa de Bellas Artes del Depto. de Educación (2001-2008) realizando una importante revisión y transformación curricular.

Graduada de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (EDD). Universidad Nacional Autónoma de Mexico (MFA). Escuela de Artes Plásticas y Diseño (BFA)




Referencias

Domínguez, N. 2020. El dibujo más antiguo de la humanidad. Diario El País

https://elpais.com/elpais/2014/12/03/ciencia/1417622202_331338.html

Henshilwood, C.S., d’Errico, F., van Niekerk, K.L. et al. An abstract drawing from the 73,000-year-old levels at Blombos Cave, South Africa. Nature 562, 115–118 (2018). https://doi.org/10.1038/s41586-018-0514-3


Kandel, E. R. (2012).The age of insight: The quest to understand the unconscious in art, mind, and brain, from Vienna 1900 to the present.Random House.

Síguenos
Buscar por tags
Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook - White Circle
  • Pinterest - White Circle
  • Instagram - White Circle

© 2023 by Jade&Andy. Proudly created with Wix.com